El Gobierno da el primer paso en su política de penalizar las herencias en España