¿PUEDE SER EL ESTADO RESPONSABLE JURÍDICAMENTE POR SU GESTIÓN DE LA CRISIS SANITARIA POR EL COVID-19?