El Gobierno replantea su postura y prevé ahora suavizar la presión fiscal en las herencias en vida